Bajan las tasas en un intento por reactivar la economia de Mexico

Las autoridades monetarias mexicanas decidieron adoptar el primer recorte a las altas tasas de interés en 5 años, en un intento por reactivar la economía para hacer frente a la desaceleración en curso, que parece preludiar una recesión mundial.
El presidente Andrés López Obrador dijo hoy que se trata de una “buena decisión” porque “muestra que está bien la economía y estimula el crecimiento”, al haber “más estímulos para invertir, para apoyarse con crédito”.
El mandatario no descartó que los problemas en Europa, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y el desplome de la bolsa en Argentina “puedan tener algún efecto en México”, pero aseguró que en el país “hay estabilidad”.
El Banco de México (Banxico, central) decidió disminuir el indicador para calcular el precio del dinero en todo el sistema financiero mexicano, que alcanzaba el máximo histórico de 8.25 por ciento, en 25 puntos base.
En la víspera de esta medida, los expertos estaban divididos respecto a la decisión que había de adoptar la institución autónoma del Estado encargada de regular la inflación.
De hecho, los propios cinco miembros del órgano de gobierno del Banxico no actuaron en forma unánime pues cuatro aprobaron una reducción y uno se pronunció a favor de mantener la tasa vigente.
Desde diciembre de 2015, las tasas no hacían sino subir, lo que había puesto en aprietos a las empresas y las personas, sobre todo quienes mantienen créditos personales o tarjetas de crédito.
En junio de 2014, las tasas estaban en 3%, por lo que el precio de los empréstitos había escalado 5 puntos, generando inquietud y distorsiones en la economía mexicana.
A pesar de la baja inflación, de 3,78% en julio, las tasas se mantenían muy altas en medio de una economía alicaída que avanzó apenas 0,1% en el segundo trimestre del año.
La decisión de bajar las tasas fue adoptada “tomando en cuenta que la inflación general ha disminuido conforme a lo previsto” y “el comportamiento reciente de las curvas de rendimiento externas e internas a diferentes plazos”, se indicó oficialmente.
“Bajo las condiciones actuales, dicho nivel es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria”, señaló el Banxico.
El organismo, dirigido por Alejandro Díaz de León, reconoció que la economía nacional sufre un “estancamiento” y llamó al Gobierno a “atender el deterioro en la calificación crediticia soberana” así como cumplir las metas fiscales para 2019.
También abogó por que el presupuesto para el 2020 “genere confianza” así como se adopten medidas para “fortalecer el estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”.
La decisión ocurre un mes después de que la Reserva Federal de Estados Unidos redujera el mes pasado su tasa de interés en 25 puntos base, por primera vez en 11 años, para dejarla en un rango de entre 2 y 2,25 por ciento.
López Obrador, auspició el 29 de julio pasado un recorte a las tasas de interés “para impulsar la economía”. México ostenta las tasas de interés nominales más altas entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que pertenece también Chile y lidera las que rigen a nivel mundial, sólo por debajo de Argentina y Turquía.
Pero a diferencia de esos dos países, que enfrentan espirales de precios muy elevadas, de 55,8% en el primer caso y de 19,5 en el segundo, en México el índice de precios está bajo control.
Según los expertos, el alto precio del dinero está vinculado con la incertidumbre entre los inversionistas sobre si funcionará el plan de salvataje de la petrolera gubernamental PEMEX o los recortes a las perspectivas de crecimiento por parte de varias calificadoras.
Se espera que la baja en las tasas marque una tendencia e impacte en un menor valor de la moneda mexicana frente al dólar, aunque también se prevé que estimule el mercado interno.

ansa