Venezuela: Falta de agua y gas amplifica la tensión

 

La crisis por falta de agua y gas doméstico se agudiza y calienta las calles en medio del colapso general de los servicios públicos que padecen los venezolanos agobiados por la hiperinflación galopante, telón de fondo de la crisis económica.
En las zonas populares el acceso al agua potable es “un clamor permanente”, y la escasez de gas licuado se ha convertido en la “peor pesadilla” que obliga a muchos hacer largas filas para poder comprar una bombona, o usar leña para cocinar los alimentos porque no cuentan con servicio de gas por tubería.
Las protestas y bloqueos de calles por falta de ambos servicios se registran a diario por pequeños grupos y elevan la tensión en este país que atraviesa además un conflicto político.
Carlos Ocariz, dirigente del partido Primero Justicia, que lidera el excandidato presidencial Henrique Capriles, calificó de “desastre total” la situación de los servicios públicos que se agrava más cada vez que hay una falla en el sistema eléctrico nacional.
“Hoy en día se produce menos energía eléctrica que veinte años atrás cuando se consumían 11 mil MW de electricidad y se producían 14 mil, es decir, sobraban 3 mil, incluso, se vendían”, dijo al ofrecer un balance de la crisis en los servicios públicos. Afirmó que “hoy se consumen los mismos 11 mil MW, pero se producen 8 mil MW, y eso es parte de la consecuencia de un modelo fracasado, donde la corrupción ha imperado y donde el ciudadano ha sido puesto al final de las prioridades”.
En este sentido dijo que el estado Miranda, vecino a Caracas, lo “destruyeron por la corrupción” y es la entidad “con mayor cantidad de protestas por gas, agua y el resto de los servicios públicos”.
Indicó que el mayor número de manifestaciones son producto “de la ausencia de gas doméstico, que es una deuda histórica”, debido a que solo el 7% se beneficia del servicio directo domiciliario, según cifras de analistas locales.
Además, precisó que hay sectores de Petare, -el barrio más grande América Latina- donde “venden las bombonas de gas en dólares, y si no tienes no te la venden”.
“Esto es producto de la reducción en la producción de gas por parte de la industria petrolera, la distribución es ineficiente porque los camiones se han dañado, y hay mafias y macollas para distribuir el gas solo por tendencia política”, aseveró.
Asimismo, alertó sobre el “caos absoluto” que viven en esta entidad con el servicio de agua potable, cuya distribución se ve afectada por las fallas eléctricas, por las tomas de agua ilegales, y porque “está todo destruido”. “A pesar de que en nuestro país hay agua los sistemas y acueductos están abandonados por falta de mantenimiento, y acueductos que no construyeron”, criticó.
También dijo que “las vías y carreteras están en pésimo estado, el transporte público es casi inexistente, y mucha gente mayor usa las famosas perreras” (camiones de carga).
“Tenemos que exigir nuestros derechos, este un país rico lleno de gente pobre producto de las malas políticas de quienes tiene el poder”, cuestionó.
Aseguró que cuentan con una serie de propuestas surgidas desde la comunidad para solucionar estos problemas enmarcadas dentro del Plan País que activará Juan Guaidó, jefe del Parlamento y reconocido como presidente interino por más de medio centenar de países, ante la eventual salida de Nicolás Maduro de la presidencia.
Pero mientras eso llega, el descontento por la falta de agua y gas doméstico crece en la población que en lo que va del año ha realizado más de 10.000 protestas en todo el país, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), una ONG local.

ansa