Los Lavarropas pueden propagar bacterias peligrosas, al menos en un hospital

Las lavadoras que todos tenemos en casa pueden ser el caldo de cultivo perfecto para las bacterias, incluidas cepas muy resistentes capaces de infectar a los seres humanos.

Es lo que sugiere el hallazgo en un hospital alemán, un entorno inusual para una lavadora doméstica: se encontraba en una unidad de cuidados intensivos neonatales, donde el personal lo utilizaba para lavar artículos para padres y bebés.

Klebsiella oxytoca

La primera autora de este estudio, Ricarda M. Schmithausenha explicado que, entre 2012-2013, las pruebas mostraron que algunos de los recién nacidos portaban la bacteria resistente a los medicamentos Klebsiella oxytoca, aunque no padecían infecciones. Y que esa bacteria procedía de la ropa lavada por las lavadoras del hospital.

La mayor parte de las infecciones por klebsiella oxytoca son infecciones urinarias o de vías biliares, en muchas ocasiones son infecciones polimicrobianas o adquiridas en el hospital, especialmente en pacientes diabéticos, tratados con antibióticos anteriormente o que presentan alguna enfermedad previa de gravedad.

El sello de goma y el compartimento de detergente de una lavadora doméstica proporcionan un ambiente perfecto para que florezca Klebsiella, especialmente porque el agua fría y tibia que ahorra energía ahora es la norma en las lavadoras domésticas. Solo las temperaturas superiores a los 60 ºC son suficientes para matar estas bacterias en particular.

Esta clase de contaminación podría ser extrapolable a un hogar medio, pero los investigadores señalan que las personas sanas con hogares relativamente sanos no necesitarían tomar ninguna precaución. El problema surge cuando los usuarios de la lavadora son personas con sistemas inmunes particularmente deprimidos.

Así pues, el estudio resulta más bien útil para los entornos hospitalarios o especialmente sensibles, pero no debemos sentir paranoia hacia las lavadoras domésticas en un entorno hogareño: después de todo, las bacterias están en todas partes, particularmente en un ambiente no estéril como una casa familiar, por lo que es poco probable que la lavadora represente un peligro especial.

Donde existe el problema es en el entorno hospitalario: Lls resistencias antibióticas se han convertido en un problema global de primer orden, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La presencia de las llamadas superbacterias (microorganismos que se hacen resistentes a los tratamientos antibióticos que hay para combatirlos) ha aumentado a nivel global y los hospitales.

Xataka Ciencia