Escándalo por inmueble comprado en Londres

El escándalo financiero que envuelve al Vaticano, a partir de la adquisición de un inmueble en Londres con dinero que debería haber sido destinado a la caridad, llegó a las columnas del Financial Times. El diario de Londres recorre el caso a partir de la hipótesis de una inversión petrolera en Africa, luego dejada de lado por la compra del inmueble en Chelsea, que debía ser transformado en una propiedad lujosa. El diario financiero, haciendo referencia a la investigación y a la suspensión de cinco funcionarios, precisa que “el Vaticano ha rechazado hacer comentarios acerca del motivo por el que organizó una incursión sin precedentes en sus oficinas, más allá de la declaración hecha acerca de que se están investigando transacciones financieras sospechadas, seguidas en el tiempo”. Lo que complica el caso, explica la publicación, es justamente el Brexit, que hizo que las inversiones en Gran Bretaña más riesgosas y menos convenientes. Pero lo que se revela en realidad, sostiene, es que esta operación devela “una feroz batalla en el interior de la Santa Sede, con una facción de cardenales que resisten los intentos del papa Francisco de organizar y centralizar las desordenadas finanzas vaticanas, tras décadas de escándalos y verguenza para la Iglesia”.
El artículo del Financial Times se enfoca en el rol del financiero Raffaele Mincione, subrayando que “no está claro” por qué el entonces sustituto de la Secretaría de Estado, el cardenal Angelo Becciu, y Credit Suisse, se dejaron convencer por Mincione de la conveniencia de la inversión en el inmueble londinense.
Luego, el voto sobre el Brexit, que hizo al mercado inglés menos apetecible y por lo tanto aquella inversión más inconveniente y riesgosa de lo que parecía. Se pretendía demoler el inmueble y transformarlo en lujosos departamentos, trabajo que nunca se inició. De aquí el pedido al IOR de un financiamiento para refinanciar la deuda contraída. Y justamente este pedido de dinero develó el acuerdo y desató la investigación vaticana.

ansa