Asistencia y acompañamiento a una niña de 10 años embarazada

Ana María Pereyra, directora de Infancia del Ministerio de Desarrollo Social de Misiones se refirió al acompañamiento y asistencia que se le está brindando desde el estado provincial a la familia de la nena de 10 años que está embarazada de siete meses producto de un abuso sexual y que se encuentra internada en el Hospital Materno Neonatal del Parque de Salud.

En dialogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva, la funcionaria aclaró que siempre que se habla de un menor de edad que atraviesa este tipo de situaciones hay que catalogarlo como un abuso sexual y sostuvo que “todo menor de edad no tiene consentimiento para hablar de una relación consentida”.
“Desde el momento en que la madre da a conocer el caso, es decir ese momento en que la nena va hacerse un control por dolores estomacales y se confirma que tenia un embarazo, nos informan desde el hospital y rápidamente intervenimos. A partir de esto se verificó si había un adulto responsable a cargo y si se hizo la denuncia para luego dar todo el acompañamiento que corresponde”, agregó Pereyra.
También contó que en las distintas reuniones que mantienen desde la dirección con los médicos se deja en claro que una niña no tiene preparado su cuerpo para un embarazo, mas si está en un proceso de desarrollo, lo que habla de la posibilidad de algún riesgo en el embarazo. “Nosotros hacemos todo tipo de acompañamiento, de apoyatura en general para poder articular con el hospital y así ver bien cuál es la situación familiar de la menor”.
Además, aclaró que la denuncia fue hecha en su momento y una de las primeras medidas que se tomaron fue separar al presunto responsable del abuso, un hermanastro de 15 años, del ámbito familiar.
Al ser consultada por la decisión de la familia de que la menor de a luz al ser que lleva en su vientre, Pereyra dijo que en este caso se dio una situación particular ya que al tomar conocimiento del caso la niña ya cursaba 28 semanas de gestación, lo que impidió cualquier tipo de posibilidad de interrumpir sin riesgo para la madre en el embarazo.
“Estoy hace cuatro años en la dirección y como personal del ministerio hace 30, en todo este tiempo he visto muchos casos de niñas con edades muy precoces con una maternidad muy avanzada y es muy duro porque estamos hablando de niños”, remarcó la funcionaria.