Milagro Sala fue retirada del Tribunal por discutir con la jueza

En la primera audiencia de una causa que enfrenta por presunta corrupción, la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, fue retirada de la sala con custodia policial por no acatar el pedido de silencio de la jueza a cargo del tribunal. La dirigente social ingresó al tribunal y tras tomar asiento planteó que la audiencia no debía llevarse adelante por la no resolución del pedido de recusación de las propias juezas que había hecho su defensa.

Allí, la jujeña denunció que como represalia al pedido de recusación su abogado Luis Paz fue sancionado con una multa de 10 mil pesos y amenaza de suspensión de matrícula. “Quiero marcar el error que ustedes están cometiendo. No se puede iniciar esto. Han sancionado a mi abogado y ustedes no han resuelto nada. En el único juzgado que está pasando esto es acá en Jujuy”, protestó Sala, investigada por el manejo de fondos públicos durante el kirchnerismo.

La presidenta del Tribunal en los Criminal 3, Alejandra Tolaba, llamó a silencio a Sala en reiteradas ocasiones, pero al advertir que la dirigente social no cesaba en el uso de la palabra, dispuso que la apartaran de la sala de audiencias. “Bueno, vamos, no tengo problema”, contestó Sala, que se levantó de su asiento y se retiró custodiada por efectivos policiales.

Mientras emprendía la retirada, le recordó a Tolaba que ella había reprobado los concursos para integrar el juzgado que encabeza. A Sala se le imputan los cargos de asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión. En ese misma megacausa hay otros 30 imputados, entre integrantes de la Tupac Amaru y ex funcionarios provinciales y municipales.

Asimismo, el fiscal Diego Cussel, quien suscribió la solicitud de elevación a juicio, dictaminó que la organización Tupac Amaru funcionaba como una “asociación ilícita” comandada por Sala para “defraudar de forma sistemática a la administración pública provincial, en provecho propio, y/o de integrantes de dicho grupo y/o de terceras personas”. Acusó a la organización social de llevar a cabo ese cometido “mediante el despliegue de medios intimidatorios”.

Según la acusación, presidentes de cooperativas ligadas a la Tupac Amaru cobraban por ventanilla de bancos cheques por montos de hasta 50.000 pesos -a los fines de eludir el pago de impuestos- y luego se transportaban los fajos de billetes en bolsos hasta el domicilio particular de Sala. Más tarde -siempre según la denuncia del fiscal- se abrió una cuenta especial a nombre de la Cooperativa Pibes Villeros Ltda.

De acuerdo a la investigación, allí se depositaban los cheques de los planes habitacionales adjudicados a las cooperativas de la Tupac. En tanto, la investigación determinó que nunca aparecieron las certificaciones de avance de obra ni las actas de finalización, lo que terminó por complicar la situación judicial de la líder social.

el intransigente

Compartinos en...

Comentários no Facebook