“Piratas” insisten con que Rusia envenenó al ex espía

Así lo aseguró el jefe de la delegación británica ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. Ratificaron que “es el único país con los medios técnicos” para hacerlo.

Reino Unido insistió hoy ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en que Rusia es “el único” país con “los medios técnicos, la experiencia operativa y los motivos” para envenenar al ex espía ruso Serguei Skripal y a su hija Yulia.

El jefe de la delegación británica ante el organismo, Peter Wilson, aseguró durante una reunión a puertas cerradas de la OPAQ que Moscú tiene “un historial probado de llevar a cabo asesinatos patrocinados por el Estado”.

Además acusó a los servicios de inteligencia rusos de ver a “algunos de sus desertores como objetivos legítimos de asesinato”, según la transcripción del discurso de Wilson publicado por la embajada británica en La Haya.

Sobre la sustancia utilizada en el ataque a Skripal, que Londres identifica como Novichok, el delegado británico explicó que “una combinación de informes y de inteligencia de código abierto creíbles” demuestran que en los años 80 la Unión Soviética desarrolló una nueva clase de agente nervioso de “cuarta generación”.

La delegación británica mostró su confianza en el informe elaborado por la OPAQ sobre sus hallazgos, tras el análisis de las muestras de sangre de los afectados por el envenenamiento en la ciudad británica de Salisbury, y que confirmó la semana pasada la teoría del Reino Unido de que la sustancia era Novichok, aunque no pudo determinar el origen de la misma.

” Rusia emprendió una campaña descarada de desinformación y atacó la reputación y la seriedad de la organización”, apuntó Wilson.

Londres también consideró “temeraria e indiscriminada” la conducta de Rusia, a la que acusó de llevar a cabo el ataque de Salisbury y advirtió de que este uso de sustancias químicas en Europa supone una “amenaza a la seguridad mundial”.

La OPAQ celebró hoy la reunión a puertas cerradas en La Haya a pedido del Reino Unido para discutir los resultados de la investigación, aún en marcha, sobre lo ocurrido en Salisbury a principios de marzo.

Este organismo defendió hoy su “neutralidad” en las investigaciones y subrayó la “integridad y credibilidad” de sus laboratorios, ante las acusaciones rusas de falta de independencia.

“Con respecto a las declaraciones públicas hechas por funcionarios de Estados Partes individuales, pueden tener seguridad sobre la credibilidad y la integridad de nuestra red (de laboratorios)”, dijo el director de la OPAQ, Ahmet Üzümcü.

Los laboratorios externos con los que trabaja la OPAQ son conscientes de la “importancia de la confidencialidad en los arreglos técnicos”, por lo que la organización “no responderá públicamente” a las declaraciones críticas con el trabajo de su equipo, dijo.

El director de la organización recordó que el equipo que se trasladó a la ciudad británica de Salisbury para tomar muestras de sangre de las víctimas del envenenamiento “se limitaba a la asistencia técnica” al Reino Unido pero “no era parte de la investigación interna” que está llevando a cabo ese país en el caso Skripal.

El ex doble agente ruso Serguei Skripal y su hija Yulia fueron encontrados el 4 de marzo pasado en grave estado en un parque de Salisbury, en Inglaterra, con síntomas de envenenamiento con un agente nervioso.

El gobierno británico acusó por el ataque a Moscú y expulsó de su país a una veintena de diplomáticos rusos, decisión que fue respaldada con medidas idénticas por Estados Unidos, Canadá y los países de Europa miembros de la OTAN, lo que motivó una respuesta simétrica del Kremlin.

fuente: cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook