Sentencia sin precedente por contratar sicarios para que cometan femicidio

En 2015, Liliana Gotardo, fue ultimada de cuatro disparos por dos sicarios cuando cerraba su peluquería en San Miguel. Rodolfo Maguna, suboficial del Ejército Argentino y por entonces su ex pareja, fue sindicado como quién planeó el crimen. Este martes, la justicia lo comprobó: fue condenado a prisión perpetua.

Para los jueces quedó acreditado que Manguna instigó el homicidio por encargo y se acreditó que el hombre contrató a un soldado de Campos de Mayo para ejecutar a su ex mujer y a otro para hacer la inteligencia previa al crimen. También se supo que le había instalado un gps en la camioneta para seguirla a todos lados.

Gotardo, de 51 años fue asesinada de varios disparos por la espalda, por un hombre que, tras el asesinato, escapó en una moto. Romina, la amiga que cerraba el local junto a la víctima en el momento del crimen, contó a los investigadores que no le habían robado nada y que se trató de un ataque contra la peluquera.

La mujer fue llevada malherida al hospital, pero allí murió. La investigación, entonces, apuntó a su pareja de quien se había separado hacía escasos dos meses y con quien llevaba una mediación de divorcio tras 25 años de casados. En el juicio, se supo que los soldados que oficiaron de sicarios recibieron dinero a cambio del “trabajo”.

cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook