“Todos los días tengo la culpa de haberlo abandonado”

Nahir Galarza compareció ante la Justicia, en Gualeguaychú, Entre Ríos durante dos horas y allí brindó detalles de la trágica noche en donde perdió la vida Fernando Pastorizzo.

En un principio la joven aclaró que no eran novios y luego en varios tramos de su declaración rompió en llanto. “Solo pensé en mi papá. Todos los días tengo la culpa de haberlo abandonado (a Fernando)”, porque “las cosas se podrían haber dado de otra forma” comentó sobre el momento de la muerte del joven y agregó que “estaba desesperada, nunca pensé en pasar por una situación así”.

Tal como como había declarado anteriormente, Nahir sostuvo que la noche en la que Fernando falleció, ella fue a la casa de él, en busca de un cargador de celular que se había dejado allí días atrás.

Según las palabras de la joven imputada ambos volvieron a su “casa” y allí tuvieron “relaciones sexuales”. “Pero él volvió a ponerse más agresivo cuando yo le decía que quería a Rafael, porque me trataba mejor que él”. Tras esta acción Pastorizzo comenzó a criticarla por tener “relaciones con otros chicos”. Situación que se tornó tan violenta que en palabras de la propia Nahir él la arrastró “por las escaleras”, la insultó y le dijo “que era una depresiva”, una palabra que él sabía que a ella le “molestaba”.

No conforme con el “maltrato” tanto físico como verbal Fernando agarró el arma del padre de Nahir, la cual este guardaba arriba de la heladera y: “Me apunto a la panza y me dijo que no dijera nada, que no gritara porque iba a matar a alguien. Le pedí que me devolviera el arma, que se calmara. Me dijo que me iba a ir con él y que no intentara salir corriendo ni nada“.

Acto seguido salieron y se fueron en la moto de Pastorizzo. “Fernando iba muy rápido”, ella se agarró de él y “le saqué el arma y él se da cuenta de eso. Entonces frena y ahí me quedé aturdida. Nos caímos los dos para el costado y enseguida me alcanzó a levantar y entonces me quede aturdida de vuelta”.

Tras una breve pausa continuó: “Fueron dos segundos nada más. Todo fue muy rápido. No podría describir cómo me sentía. Tenía la mente en blanco, nerviosa. Nunca me había imaginado una cosa así”.

“Yo sabía que había recibido un disparo, pero no dos. Si estás herido no significa que vas a morir. Nunca lo pensé. Me enteré cuando me llamó la mamá de Fernando. Se me paró el corazón”, recordó Nahir ante la Justicia al tiempo que finalizó con su declaración.

cronica

Compartinos en...

Comentários no Facebook