Una mujer despierta en una heladera de la morgue después de ser declarada muerta

A comienzos de este año se daba a conocer una noticia impactante por lo inusual. Un preso de una cárcel en España se había despertado en el depósito de cadáveres poco antes de que le practicaran la autopsia. Ahora un caso con muchas similitudes ha vuelto a ocurrir. La mujer despertó en una heladera de la morgue.

Según explicaba la BBC, la historia tuvo lugar tras un accidente automovilístico cerca de Johannesburgo en Sudáfrica. Una mujer terminó en el depósito de cadáveres declarada muerta. Sin embargo, poco después ocurrió lo impensable. La mujer se despertó gritando en el interior de una de las cámaras frías de la morgue.

Al parecer, minutos después un trabajador del centro daba cuenta de la chica, quien en estos momentos se está recuperando en un hospital al este de Johannesburgo. Aunque la familia no ha dado más detalles del caso, según la BBC han pedido “respuestas”.

Por su parte, la compañía de ambulancias Distress Alert que declaró erróneamente la muerte de la mujer, le dijo al medio Times Live lo siguiente:

El equipo utilizado para determinar la vida no mostraba ninguna forma de vida para la mujer. Esto no sucedió porque nuestros paramédicos no están capacitados adecuadamente. No hay pruebas de negligencia por parte de nuestro equipo.

Curiosamente, y como comentan en Gizmodo, no es un caso aislado, y es posible que lo ocurrido en el pasado ofrezca algunas pistas de lo que le pudo pasar a la mujer.

En el caso del preso en España, se apuntaba como posibilidad a un caso de catalepsia, un trastorno repentino en el sistema nervioso caracterizado por la pérdida de la movilidad (voluntaria e involuntaria) y de la sensibilidad del cuerpo durante un período determinado de tiempo. El problema es que sigue existiendo un error humano, porque pulso y respiración, aunque pausada, debería existir.

En Polonia, una mujer de 91 años se despertó en otra nevera de la morgue después de haber sido declarada legalmente muerta. Algo similar le sucedió a un keniano de 24 años, una mujer de 61 años en Delaware y un hombre de 30 años en Australia. Un hombre de 78 años en Mississippi llegó a una funeraria en una bolsa de cadáveres antes de que los trabajadores descubrieran que estaba vivo.

Otra posibilidad que se apunta en estos casos es el denominado como síndrome de Lazarus, descrito como retraso en el retorno espontáneo de la circulación, básicamente, cuando una persona que sufrió un paro cardíaco “vuelve a la vida” después de haber dejado de realizarle intentos de reanimación.

El problema es que los casos de este síndrome son muy poco frecuentes y las causas no se comprenden bien. Una teoría para este fenómeno es que un factor principal (aunque no el único) es la acumulación de presión en el pecho como consecuencia de la reanimación cardiopulmonar (CPR). La relajación de la presión después de haber terminado el ejercicio de reanimación, puede ser un factor que permita al corazón expandirse, lo que puede provocar la activación de los impulsos eléctricos y reiniciar el latido del corazón.

Además, no es el único factor. También se apuntan como posibilidad la hiperpotasemia, cuando los niveles sanguíneos de potasio son demasiado altos, ya que se ha relacionado con el retraso en el retorno de la circulación espontánea, o también altas dosis de epinefrina.

Aunque todavía más rocambolesco, podría ser un caso de biorretroalimentación, cuando una persona aprende a controlar directamente la activación de las regiones localizadas dentro del cerebro, lo que significa que supuestamente puede aprender a reducir el ritmo cardíaco para que parezca que está muerto.

Dejando a un lado esta última opción de lo más peliculera, lo que tiene explicación es que pueda sobrevivir “un tiempo” en la cámara fría de la morgue. Y es que en circunstancias muy frías como esas, las células de un cuerpo necesitan menos oxígeno en la temperatura más baja, por lo que caen en un estado de hibernación. De esta forma y hasta que sean reanimados, el cuerpo permanecerá en un estado conservado de inconsciencia… o hasta que realmente no lo haga y fallezca, por supuesto.

El Territorio

Compartinos en...

Comentários no Facebook